04
Jul
11

Poesía y crítica

Releyendo las palabras con que Octavio Paz introducía su revista Vuelta (revista de crítica y literatura, continuación de Plural que tuvo que cerrar tras la intervención gubernamental en aquel Excélsior que hizo época durante años) en 1976, me llama la frase con la que termina ese texto. Es un pensamiento que lo mismo aplica para el pueblo que para un ser humano:

“Un pueblo sin poesía es un pueblo sin alma, una nación sin crítica es una nación ciega”.

Sin duda, estamos hablando del alma en sentido figurado, claro está. No es que ni el Poeta ni yo creamos en esa sustancia invisible que está ahí dentro donde no se ve pero que quiere percibirse en el hombre. Vaya, citamos el alma para darle nombre al sitio donde la sensibilidad, donde el verdadero sentido de la vida reside. Ese que privadamente todo hombre vivo, realmente vivo, hace florecer en sus días. La poesía es texto, pero también es actitud, páramo, contradicción, secuela, afecto y traición. Todo lo que no es lógica es poesía, siempre y cuando la ejecución y la percepción vayan más allá de lo barato y lo plano. Y sí, se puede vivir así. Haciendo de lugares comunes una celebración: sólo basta un gesto, una voluntad para levantar la mirada, para levantar los brazos y salir victoriosos de la cotidianidad que mueve todo pero que lo paraliza al mismo tiempo.
Y la crítica, que es la portavoz de la conciencia. Ese valuarte del intelecto que nos hace diferentes, que nos permite construirnos en un camino que nosotros escogemos. La crítica propia y la crítica de nuestro entorno equivale a nuestra libertad. Crítica y acción, valor y valentía a un tiempo. En el ejercicio de la crítica y la autocrítica se descubre el diálogo y el monólogo como dos caras de un mismo hombre. Nos da visión, horizonte: ese lugar donde vamos a desplegar nuestros días y nuestras noches. Nos abre los ojos. La crítica es espejo que con la magia de la palabra y el milagro de la escucha verdadera nos transforma en lo que podemos y queremos ser. Yo digo que quiero ser poesía, ahí mi meta como ser humano. Un diálogo entre lo real y lo posible, un laberinto en el que atisbo mis posibilidades, uno en el que el final es inadvertidamente sorpresivo, pero que voy tejiendo día a día, hora con hora. Uno en el que abrazo mi ideal ético para no convertirme en cosa. Uno en el que la ética, la estética y la política (en el sentido de la responsabilidad común de convivir y hacerme responsable de mi polis, de mi familia, de mi contexto) se fundan en una sola obra. Así voy caminando. Así quiero seguir adelante.


3 Responses to “Poesía y crítica”


  1. 1 Liz Durand
    August 1, 2011 at 12:11 pm

    Totalmente de acuerdo contigo, la poesía que nos contiene y contenemos es lo que hace la vida, lo que nos mueve, lo que nos cura…

    • August 14, 2011 at 6:28 pm

      Liz, no sé por qué esto no me había avisado de tu comentario. Gracias por visitar este lugar donde podemos, aunque sea en la distancia, encontrarnos.

  2. August 9, 2013 at 6:18 pm

    Lo que nos conmueve, nos hace sentir que la sangre corre por nuestras venas… Un abrazo, un placer leer tu texto.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


Yo mero

My music tag cloud

@justavo


%d bloggers like this: